¿Qué enfermedad mental se considera una discapacidad en Nueva York?

¿Qué enfermedad mental se considera una discapacidad en Nueva York?

September 19, 2023   157

¿Qué enfermedad mental se considera una discapacidad en Nueva York?
A partir del 25 de julio de 2023, las personas que padezcan enfermedades mentales en el estado de Nueva York podrían tener derecho a recibir prestaciones por discapacidad a través de la Administración de la Seguridad Social (SSA). La SSA ofrece dos programas principales de discapacidad: La Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) y el Seguro de Incapacidad del Seguro Social (SSDI), que brindan asistencia financiera a quienes reúnen los requisitos según su historial laboral y sus necesidades financieras actuales. Este artículo pretende arrojar luz sobre las enfermedades mentales que se consideran discapacidades en Nueva York, los criterios de evaluación y las prestaciones disponibles para los residentes que cumplan los requisitos.

Índice
Introducción
Enfermedades mentales que se consideran discapacidades
Trastornos neurocognitivos
Espectro esquizofrénico y otros trastornos psicóticos
Trastornos intelectuales
Trastornos de ansiedad y obsesivo-compulsivos
Trastornos depresivos, bipolares y afines
Síntomas somáticos y trastornos afines
Trastornos de la personalidad y del control de los impulsos
Trastornos del espectro autista
Trastornos del neurodesarrollo
Trastornos de la alimentación
Trastornos relacionados con el trauma
Evaluación de la enfermedad mental como discapacidad por parte de la SSA
Comprender las prestaciones por incapacidad
Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI)
Seguro de Discapacidad de la Seguridad Social (SSDI)
Solicitud de prestaciones por discapacidad con una enfermedad mental
Búsqueda de atención médica y tratamiento
Preparación para emergencias para personas con discapacidades
Cuidar su salud
Elección del proveedor de atención sanitaria adecuado
Defenderse a sí mismo
Conclusión
Preguntas frecuentes
1. Introducción
Las enfermedades mentales afectan a millones de personas en todo el mundo, y el estado de Nueva York no es una excepción. Muchas personas se enfrentan a los retos que plantean estas afecciones, que pueden afectar a su capacidad para trabajar y realizar actividades cotidianas. Afortunadamente, la SSA reconoce ciertas enfermedades mentales como discapacidades, proporcionando apoyo y asistencia a quienes lo necesitan.

2. Enfermedades mentales que se consideran discapacidades
La SSA identifica determinadas enfermedades mentales que pueden considerarse discapacidades en Nueva York. Algunos de estos trastornos mentales, junto con sus correspondientes códigos del Libro Azul de la SSA, incluyen:

- Trastornos neurocognitivos (12.02):
Trastornos que implican un deterioro clínicamente significativo de la función cognitiva, como la demencia (Alzheimer), la demencia debida a afecciones médicas como la esclerosis múltiple (EM), el VIH y otras.

- Espectro esquizofrénico y otros trastornos psicóticos (12.03):
Incluye los trastornos que dan lugar a delirios, problemas del habla, alucinaciones, comportamiento errático y otros síntomas que causan un deterioro significativo del funcionamiento.

- Trastorno intelectual (12.05):
Trastorno mental que provoca un funcionamiento intelectual considerado significativamente inferior a la media.

- Trastornos de ansiedad y obsesivo-compulsivos (12.06):
Engloba la ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y otros trastornos que provocan ansiedad, preocupación, miedo y evitación excesivos.

- Trastornos depresivos, bipolares y afines (12.04):
Trastornos como el Trastorno Depresivo Mayor (TDM) o el Trastorno Bipolar caracterizados por irritabilidad, depresión, fluctuaciones entre un estado de ánimo elevado o deprimido, pérdida de interés por todas las actividades, etc.

- Síntomas somáticos y trastornos relacionados (12.07):
Trastornos somáticos con causas físicas no identificadas en los que la preocupación por una enfermedad no diagnosticada es la causa principal. Por ejemplo, trastorno de ansiedad por enfermedad.

- Trastornos de la personalidad y del control de los impulsos (12.08):
Caracterizados por patrones de conducta generalizados, inflexibles y desadaptativos. Un ejemplo es la paranoia.

- Trastorno del espectro autista (12.10):
Enfermedad mental que implica deficiencias en el comportamiento social y la comunicación, tanto verbal como no verbal.

- Trastornos del neurodesarrollo (12.11):
Distintos de los trastornos neurocognitivos, estos trastornos implican deficiencias del desarrollo, a menudo en la infancia y la adolescencia. Algunos ejemplos son los trastornos específicos del aprendizaje o el síndrome de Tourette.

- Trastornos de la alimentación (12.13):
Trastornos con alteraciones en los hábitos alimentarios, preocupación por la figura y el peso y autoevaluación excesiva.

- Trastornos relacionados con el trauma (12.15):
Incluye los trastornos por estrés postraumático (TEPT) y otros inducidos por experimentar o presenciar un trauma o por conocer sucesos traumáticos ocurridos a un amigo cercano o a un familiar.

Es importante tener en cuenta que, según la SSA, no todas las afecciones de cada categoría pueden considerarse una discapacidad. Para obtener información detallada sobre qué condiciones específicas califican, la sección de trastornos mentales del Libro Azul de la SSA proporciona detalles completos.

3. Evaluación de la enfermedad mental como discapacidad por parte de la SSA
La SSA sigue unos criterios de evaluación específicos para determinar si una enfermedad mental reúne los requisitos para ser considerada una discapacidad. El proceso de evaluación implica una revisión exhaustiva de los historiales médicos y una evaluación del estado del individuo basada en las directrices del Libro Azul de la SSA. El cumplimiento de los requisitos médicos establecidos por la SSA es crucial para considerar la enfermedad mental como una discapacidad y poder optar a una prestación por discapacidad.

4. Las prestaciones por incapacidad
Las prestaciones por incapacidad en Nueva York se conceden a través de dos programas principales: la Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI) y el Seguro de Incapacidad de la Seguridad Social (SSDI).

- Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI):
La Seguridad de Ingreso Suplementario (SSI, por sus siglas en inglés) es un programa basado en las necesidades diseñado para proporcionar ayuda financiera a personas de bajos ingresos que son mayores, ciegas o discapacitadas. Para tener derecho a la SSI, los solicitantes deben tener ingresos y recursos limitados y cumplir requisitos médicos específicos, incluidos los criterios de enfermedades mentales que figuran en el Libro Azul de la SSA.

- Seguro de Incapacidad de la Seguridad Social (SSDI):
El SSDI está disponible para los trabajadores adultos discapacitados que han pagado impuestos a la Seguridad Social a través de su empleo. La elegibilidad para el SSDI se basa en los créditos de trabajo ganados con el tiempo, y los solicitantes deben cumplir con los requisitos médicos descritos en el Libro Azul de la SSA para calificar.

5. Solicitud de prestaciones por incapacidad con una enfermedad mental
Solicitar prestaciones por incapacidad puede ser un proceso complejo, especialmente cuando se trata de enfermedades mentales. Es fundamental solicitar atención médica a un profesional sanitario cualificado para obtener un diagnóstico y un plan de tratamiento. Al solicitar prestaciones por incapacidad, las personas deben reunir todos los historiales médicos necesarios y las pruebas que acrediten la gravedad de su enfermedad mental y su impacto en su capacidad para trabajar.

6. Búsqueda de atención médica y tratamiento
Recibir la atención médica adecuada y seguir el tratamiento es esencial cuando se padece una enfermedad mental. Establecer una buena relación con los profesionales sanitarios, como psiquiatras o psicólogos, es crucial para un tratamiento y una gestión eficaces de la enfermedad. Los seguimientos regulares y el cumplimiento de las medicaciones y terapias prescritas pueden repercutir significativamente en el bienestar de la persona.

7. Preparación ante emergencias para personas con discapacidades
La preparación para emergencias es fundamental para las personas con discapacidad, ya que pueden enfrentarse a retos adicionales durante y después de emergencias o catástrofes naturales. Es esencial crear una red de apoyo personal de personas que puedan ayudar en momentos de crisis. Además, realizar una evaluación personal de la asistencia necesaria, elaborar un plan de emergencia y practicar simulacros de evacuación de emergencia son pasos esenciales para estar preparado.

8. Cuidar la salud
Mantener una buena salud es posible para las personas con discapacidad. Establecer una relación sólida con los profesionales sanitarios y elegir la práctica sanitaria adecuada es vital para gestionar el bienestar general. Abogar por uno mismo y estar informado sobre la propia discapacidad y las necesidades de atención pueden conducir a una mejor gestión de la atención sanitaria.

9. Conclusión
En conclusión, los residentes de Nueva York que padecen enfermedades mentales pueden optar a las prestaciones por discapacidad de la Seguridad Social.

ProLife

Author
ProLife Home Care